Lipectomía ¿En qué consiste? Precio, riesgos y resultados

octubre 16, 2016

La lipectomía o abdominoplastía, es un procedimiento quirúrgico que consiste en reforzar la pared abdominal retirando el exceso de tejido graso (adiposo) y piel adyacentes. La cirugía será en mayor o menor grado satisfactoria dependiendo del tono de piel, contextura y proceso de cicatrización del paciente.

La zona del abdomen es una de las partes más afectadas del cuerpo por la lipectomía resultadoobesidad. La grasa acumulada en esta área genera que la piel se estire, y difícilmente la misma volverá a su tamaño original una vez perdido el peso sobrante.

Una estricta dieta, o una rutina de ejercicios exigente, no son suficientes para eliminar la flacidez del abdomen tras perder varios kilos, por lo que el exceso de piel solo puede ser removido mediante este tipo de cirugía.

Lograr una silueta definida mediante este proceso no solo generará una mejora del aspecto estético, sino que elevará la autoestima del paciente que por diversos motivos ha padecido de sobrepeso, o en el caso de las mujeres, pasado por la flacidez muscular producida por el embarazo. Además la lipectomía puede ser usada para eliminar estrías y cicatrices en la parte inferior del abdomen.

¿En qué consiste la lipectomía?

Cuando una persona es sometida a este procedimiento, lo primero es suministrarle anestesia de forma general. Luego se procederá a realizar una incisión horizontal, que inicia en el área del pubis y se extiende hacia las caderas. Gracias a dicha incisión se elimina la piel y grasa sobrante, mientras que internamente los músculos abdominales se acercan más a la superficie, obteniendo una pared abdominal más plana.

Es importante saber que la incisión se realiza en esta parte baja con el propósito de que la cicatriz quede oculta con la ropa interior o los pliegues del cuerpo. De tener mucha piel sobrante, se procederá a una segunda incisión alrededor del ombligo.

El paso final es el de la reconstrucción del ombligo, paso esencial y cuya ejecución necesita de sumo detalle, puesto que es el broche de cierre.  Una lipectomía siempre cambiará la forma del ombligo, sin embargo, su ubicación seguirá estando a la altura del original.

Es muy raro reposicionar un ombligo si éste no está mal ubicado. Como dato curioso, cuando un paciente tras una abdominoplastía nota su ombligo “más alto de lo común”, no quiere decir que lo esté, sino que más bien que la piel encima del ombligo fue cayendo y generó su descenso.

Tras la operación se deberá usar faja durante un mes, pasar por un drenaje linfático (masaje mecánico o manual  para disminuir la inflamación), acudir a los controles programados, y tomar los medicamentos recetados por el médico al pie de la letra. El reposo por lo general es de apenas 10 días, y pasadas 3 o 4 semanas se pueden retomar las actividades físicas regulares.

Los riesgos y efectos secundarios de la lipectomía

Como en cualquier cirugía, el primer riego al cual se está expuesto es el de la anestesia. Las reacciones del cuerpo humano ante esta sustancia química pueden ser impredecibles, y por supuesto, todo riesgo que conlleve entrar a una sala quirúrgica, como neumonía por aspiración, pérdida de sangre excesiva o coágulos de sangre.

La abertura de la piel puede también generar complicaciones como perdida de la misma,  infecciones y hematomas. Como efectos secundarios usuales se pueden mencionar la inflamación y dolor.

Si pasadas seis semanas de la recuperación el paciente sigue sufriendo de moratones e inflamación, se considera que es un paciente con una cicatrización lenta. Todo esto puede derivar en la pérdida de piel, aunque solo en casos excepcionales.

La mayoría de las infecciones en una lipectomía, son causadas por los mismos pacientes que no cuidan como está indicado la herida. Cómo o cuándo cambiar las vendas, y la forma correcta de hacerlo, son recomendaciones a las que el paciente debe prestar suma atención. Una herida que se mantiene limpia, se infectara. En cualquier caso, si se llegase a dar una infección, será tratada con drenajes y antibióticos.

No obstante, la cirugía se ha hecho muy frecuente y popular por lo cual la mayoría de los cirujanos plásticos poseen conocimientos y herramientas para realizarla sin complicaciones.

Los resultados

La lipectomía generalmente produce resultados satisfactorios, como un abdomen sin rollos, ni piel sobrante, siempre y cuando lipectomía antes y despuésel paciente no aumente en exceso de peso al mantener una dieta balanceada y realizar ejercicios. De no ser así, no existen garantías del éxito del procedimiento.

Las cicatrices de esta cirugía plástica serán visibles los primeros seis meses, y lograrán su punto máximo de imperceptibilidad al año, siempre y cuando no sean expuestas al sol. El tamaño de la cicatriz depende de factores como la flacidez de la piel o las cicatrices ya existentes en áreas imposibles de ocultar con una abdominoplastía, como las ubicadas por encima del ombligo.

Los resultados deben ser esperados desde la objetividad y condiciones de cada persona, es decir, esta cirugía no es un procedimiento para tratar la obesidad, es un procedimiento en el que se corrige la musculatura abdominal.

Las mujeres que queden embarazadas luego del procedimiento, lo perderán, ya que el estiramiento de la piel, deshará el trabajo. Es por ello que se recomienda que sea realizado solo en mujeres que no esperen tener más hijos.

¿Cuál es el precio?

El costo de esta cirugía estética es totalmente variable según la zona en la que se vaya a realizar. Además, no se puede pasar por alto los factores que influyen en el costo como la experiencia de cirujano y el tipo de anestesia a usar.

Generalmente los presupuestos son emitidos tras una evaluación médica personal, en la que el cirujano analizará el grado de dificultad, las expectativas y antecedentes médicos del paciente.

Los  precios pueden ir desde los € 4.500 EUR a los € 7.700 EUR, e inclusive más. Por otra parte, dentro del rango de gastos, y apartando el proceso quirúrgico como tal, se puede incluir otros elementos, como los exámenes de laboratorio, las fajas a usar tras la operación,  los masajes (que pueden ser a domicilio), medicamentos generales (antibioticos y calmantes), y el seguro por complicaciones quirúrgicas.


¿Qué te ha parecido este artículo?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *