Las infiltraciones de bótox, ácido hialurónico y plasma

abril 19, 2015

Muchos son los métodos y sustancias que se utilizan para tratar las arrugas faciales y ocultar los efectos del envejecimiento en la cara. Pero además de los procedimientos quirúrgicos formales, el tratamiento con láser y la toxina botulínica o bótox, hay un gran número de materiales de relleno disponibles que se puede inyectar de forma ambulatoria, como pueden ser el ácido hialurónico y el plasma rico en plaquetas.

Infiltraciones de Botox

El bótox es una droga hecha de una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium botulinum, también conocida como toxina botulínica. Médicamente es usado para tratar ciertas afecciones musculares, la sudoración excesiva o las migrañas entre otras aplicaciones. Cosméticamente se usa para eliminar las arrugas paralizando temporalmente los músculos faciales.

En 2002, se aprobaron las infiltraciones de bótox para mejorar y relajar las líneas de expresión en la zona del entrecejo y la frente, desde entonces ha sido usado con éxito en más de 11 millones de pacientes. En 2004, también fue aprobado para tratar el exceso de sudoración (hiperhidrosis), y en 2010, para el tratamiento de las migrañas.

Infiltraciones de ácido hialurónico

Las infiltraciones de ácido hialurónico se obtienen por síntesis bacteriana o de una fuente aviar y están reticulados en diversos grados para maximizar su viscoelasticidad y persistencia. Estos compuestos, tienen una duración de entre 6 y 9 meses y aunque por lo general se toleran bien, existe un 1% de incidencia de reacciones adversas que incluyen inflamación granulomatosa y abscesos estériles.

Infiltraciones de plasma rico en plaquetas (PRP)

El PRP es un producto natural creado a partir de su propio cuerpo. Para crearlo es necesaria la extracción de una pequeña cantidad de sangre que posteriormente es colocada en un tubo estéril, el cual es depositado en una centrífugadora que separa los diferentes componentes de la sangre. Este proceso separa los glóbulos rojos y blancos de las plaquetas y el plasma (el líquido claro), siendo este último el plasma rico en plaquetas, o PRP.

Las plaquetas son las células de la sangre que ayudan al tejido a sanar, mediante el crecimiento de nuevas células. Cuando el PRP es inyectado en áreas específicas de la piel, actúa como una matriz que estimula nuestro propio colágeno, haciendolo crecer y regenerando los tejidos de forma natural, lo que tiene como resultado una piel mas suave y tersa. De esta manera el PRP suaviza las arrugas y da una textura suave a la piel.

infografía botox

Infografía via: http://cedronmagazine.com/infiltraciones-en-el-rostro-2/


¿Qué te ha parecido este artículo?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *